martes, 26 de junio de 2012

Actividades de una tarde de verano

Con el calor que está haciendo estos días no paramos en casa.  Por la mañana y por la tarde estamos en la piscina.  Pero no por eso las niñas dejan de experimentar.
El otro día estuvieron haciendo vida práctica.  ¿Cómo? Pues con un cubo grande y otro pequeño traspasando agua de uno a otro.  Después se pusieron a limpiar los gorros de baño y luego los tendieron en la cadena de separación.
También doblaron toallas.
Más tarde nos fuimos a la sombra y estuvimos jugando a la oca.  "De oca a oca y tiro porque me toca".    La peque cuenta muy bien, y ya relaciona las caras de los dados con su correspondiente número.
Después al llegar a casa se pusieron a recortar unos papeles que les había preparado y tenían en la estantería.
También estuvieron con las regletas.  Después se fueron a la habitación y la peque practicó lectoescritura, tomaba las imágenes y ponía la inicial que correspondía.
Mientras la mayor se interesó por la primera tabla de Seguín.  Le presenté el once, doce y trece y ella lo captó enseguida e hizo hasta el 20.


Creo que lo comprendió porque al llegar al 20 me dijo que había que poner dos barras de 10, 2 decenas y que el 21 eran las dos barras y una bolita de 1.
Y lo mejor fue que mis hijas me han dicho que para mi cumpleaños me van a regalar la Torre Rosa. ¿Para mí  o para ellas?


1 comentario:

  1. QUé bonito regalo, jeje!! Me encanta tu visión del aprendizaje!

    ResponderEliminar